Ocho de cada diez empresarios están a favor de un código interno contra la corrupción en sus empresas

27/04/2018

Por: Manuel Gutierrez

Fuente: El Mundo

El 12% de los empresarios españoles conoce a alguien a quien alguna vez le han ofrecido regalos o favores

El 41% del empresariado español percibe riesgo de corrupción en el sector empresarial en el que opera su compañía, según un estudio sobre corrupción privada liderado por la Universidad Rey Juan Carlos. El documento apunta a la Construcción como el sector más proclive a esta práctica.

A su vez, el 12% de los empresarios españoles conoce a alguien a quien alguna vez le han ofrecido en los últimos 12 meses regalos o favores para hacer algo que pudiera perjudicar a la empresa en la que trabaja. En cualquier caso, la inmensa mayoría (88,4%) niega en todo supuesto estar dispuesto a aceptar ningún tipo de soborno ni práctica corrupta a cambio de perjudicar a su compañía.

Las formas en las que se presenta de una forma más frecuente esta irregularidad son: sobornos (en este caso el que paga toma la iniciativa), extorsión (el que recibe toma explícitamente o implícitamente la iniciativa, nepotismo o favoritismo), comisiones o regalos o favores con el objetivo de obtener ventajas indebidas, uso ilegítimo o venta de información sensible, etc.

¿Funcionan las medidas de prevención y control?

Para luchar contra la corrupción, el 90% de empresarios está a favor de un sistema de control interno. A esto se suma que el 86% es partidario de implantar un sistema estándar interno de seguimiento y evaluación de las actividades.

Como principal medida, los empresarios apoyan el establecimiento de un código ético (85%) y de formación ética a todos los empleados (82,5%). Sin embargo, todavía el 39% de empresas no tienen implementado un código de conducta, siendo este porcentaje mayor en el caso de las compañías pequeñas.

Además, sólo un 27% tiene un sistema de protección para ‘whistleblowers’, término que engloba aquel empleado que divulga información al público o a alguna autoridad superior sobre cualquier irregularidad, que podría ser en forma de fraude, corrupción, etc.

Consecuencias de la corrupción en el mercado

Los encuestados destacan como principales obstáculos para la entrada o el desarrollo de la empresa en el mercado los siguientes factores: impuestos y regulaciones, inestabilidad política e incertidumbre, acceso a la financiación, infraestructura e inflación.

Por otro lado, el riesgo de la corrupción privada tiene estas consecuencias para el buen funcionamiento del mercado: asignación ineficiente de recursos (ya que parte de los recursos se dedican a aspectos no productivos), aumento de los costes de comercialización, se crea una cultura que potencia el interés individual del trabajador frente al interés global de la empresa o que prioriza el interés de la empresa frente a la Sociedad en general, daña el clima laboral y ético en el trabajo y la reputación de las empresas, etc.

¿Qué percepción tienen los empresarios?

El 45% del empresariado español considera que los ingresos anuales de su compañía aumentarían si no existiera corrupción. El porcentaje asciente hasta el 58% en el Sector de la Construcción, el 49% en Comercio y el 42% en Servicios.

Asimismo, el 52% de los encuestados son conscientes de que entregar a recibir un soborno tiene un impacto negativo en la carrera de un empleado. El 47% de los empresarios españoles es consciente de la pérdida de reputación que suponen prácticas de corrupción privada.



Deja una respuesta